fbpx

¿Se puede utilizar la acupuntura para el hígado y regular su correcto funcionamiento?, lo veremos en este artículo.

El hígado es el sitio principal del metabolismo de los xenobióticos; por lo tanto, es el objetivo durante la mayoría de los protocolos de desintoxicación naturopática, que tratan de eliminar las toxinas del cuerpo mediante la estimulación de las vías de metabolización y excreción.1 El hígado es también uno de los órganos de zang fu en la Medicina Tradicional China (MTC). En este artículo, “Hígado” se escribirá en mayúsculas cuando se refiera a su función de MTC para diferenciarla del hígado anatómico. Muchas manifestaciones de la enfermedad hepática, así como las condiciones que se benefician de los protocolos de desintoxicación hepática naturopática, se atribuyen a trastornos de los meridianos del hígado o de los órganos de zang fu. Por lo tanto, las desarmonías hepáticas se tratan con hierbas de la MTC que han demostrado tener efectos moduladores del hígado. Ejemplos de ello son el uso del té verde para enfriar el calor del hígado y estimular la fase I del metabolismo hepático xenobiótico1 o el dong quai para suavizar el estancamiento del hígado qi y modular la expresión de las proteínas del hígado.2 Por lo tanto, se deduce que, al practicar la medicina integrativa, el meridiano del hígado y el órgano zang fu serían uno de los objetivos de la acupuntura cuando se utiliza como parte de un protocolo de desintoxicación que utiliza el hígado anatómico. Desafortunadamente, hay poca literatura publicada y revisada por colegas sobre el uso de la acupuntura en programas de desintoxicación hepática que se dirigen a la fase I, II o III del metabolismo xenobiótico hepático. Por lo tanto, se exploran diferentes aspectos de la desintoxicación hepática y se proponen protocolos relativos a los efectos anticipados de ciertos puntos de acupuntura basados en investigaciones relacionadas.

Según la teoría del zang fu en la MTC, el hígado mantiene el flujo del qi, o energía vital. Si este flujo se ralentiza, se produce el estancamiento del hígado qi. Con el tiempo, el calor puede desarrollarse, y esto puede manifestarse como yang de hígado (masculino, caliente, activo, aumentando la energía), fuego de hígado ardiendo, o calor húmedo en el hígado y los canales de desintoxicación de la vesícula biliar. El estancamiento del qi hepático está asociado con la depresión, la cólera, la sensación de un bulto en la garganta, los suspiros, el dolor hipocondríaco, la sensibilidad en los senos y las irregularidades menstruales (debido a las funciones reguladoras de la sangre del hígado). Los correlatos de la medicina occidental son la dismenorrea, el síndrome del intestino irritable, la enfermedad fibroquística de las mamas y el trastorno disfórico premenstrual. La elevación del yang hepático puede manifestarse como enojo, ojos rojos, irritabilidad, dolores de cabeza, hipertensión y aparición repentina de sordera, mareos y tinnitus. Las enfermedades asociadas son la enfermedad de Meniere, cefaleas tensionales, migrañas y ansiedad. Si el yin (femenino, frío, estancado, energía que se hunde) ya no ancla el yang o si el yang se ha vuelto tan embotellado por el estancamiento del qi del hígado que comienza a elevarse, el viento del hígado puede manifestarse con o sin el aumento concomitante del yang del hígado. Esto abarcará todas las enfermedades relacionadas con el temblor, como la enfermedad de Parkinson, las convulsiones, la epilepsia, el delirio tembloroso, la enfermedad de Huntington, los tics y el síndrome de Gilles de la Tourette. También incorpora el deterioro del flujo sanguíneo cerebral de los accidentes cerebrovasculares y los ataques isquémicos transitorios. El fuego del hígado ardiendo es similar a la elevación del yang del hígado. La segunda es más bien una amplificación de la componente de calor de la elevación del qi de hígado, mientras que la primera tiene más de una componente de viento debido al aspecto de movimiento no anclado del yang. El incendio hepático corresponde a la fase maníaca del trastorno bipolar, síntomas positivos de esquizofrenia, herpes zóster y herpes simple activo, hematemesis, insomnio por pensamientos acelerados, cefaleas en racimo, hemorragia subaracnoidea, hemicrania continua, neuralgia del trigémino, emergencias hipertensivas y trastorno por déficit de atención/hiperactividad. Cuando el qi del hígado no fluye, puede llegar a ser como un pantano pantanoso caliente y manifestarse como calor húmedo en los canales del hígado y la vesícula biliar. Esto es análogo a las enfermedades de transmisión sexual, la enfermedad inflamatoria pélvica, las náuseas, los vómitos, la ictericia, la colelitiasis y la candidiasis (especialmente en la región genital o en los pliegues abdominales de la piel).3

Todos los síndromes de MTC antes mencionados pueden estar asociados con hepatitis y otras enfermedades hepáticas. Por ejemplo, la hepatitis crónica encajaría en el cuadro de estancamiento del hígado qi. La enfermedad del hígado graso no alcohólico o la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) serían causadas por el calor húmedo en los canales del hígado y la vesícula biliar. La hepatitis aguda sería más probable que se deba a la elevación del yang hepático o al incendio del hígado. La hepatitis, y los cambios grasos o cirrosis que la acompañan, pueden impedir la función de algunos de los citocromos P450 y otras vías de oxidación en la fase I y de algunas de las enzimas conjugadoras en la fase II.4,5 Por lo tanto, se deduce que una forma de abordar una sugerencia de un protocolo de acupuntura para mejorar una desintoxicación orientada al hígado naturópata sería utilizar el tratamiento de los síndromes hepáticos por MTC.

Otra forma es utilizar puntos de acupuntura que modulan la función hepática a nivel genético mediante el aumento de la actividad de las enzimas hepáticas de fases I, II y III y la disminución de la inflamación, las condiciones patológicas celulares, las especies reactivas de oxígeno y las especies reactivas de nitrógeno. Como señalan Xu et al:

La exposición a los inductores de genes de fase I, fase II y fase III puede desencadenar una respuesta de “estrés” celular que conduzca al aumento de su expresión génica, lo que en última instancia aumenta la eliminación y eliminación de estos xenobióticos y/u otras “tensiones celulares”, incluidos los intermediarios reactivos nocivos tales como las especies reactivas de oxígeno (ROS), de modo que el cuerpo elimine el “estrés” rápidamente. En consecuencia, esta respuesta homeostática del cuerpo juega un papel central en la protección del cuerpo contra los insultos “ambientales” como los que se producen por la exposición a xenobióticos.1(p249)

Esta posición es complicada por los hallazgos de que la patogénesis ocurre debido a especies reactivas de oxígeno, así como por la sobreexpresión de enzimas que regulan la producción de peróxido de hidrógeno. Hay un término medio feliz cuando se trata de especies reactivas de oxígeno y especies reactivas de nitrógeno, lo que puede explicar por qué demasiadas y muy pocas especies reactivas de oxígeno causan enfermedades. Para explicar este fenómeno, Marí et al6 citan los siguientes 2 estudios: (1) un estudio que demuestra que los ratones con muy poco peróxido de hidrógeno desarrollan resistencia a la insulina y obesidad y (2) el Ensayo de Prevención del Cáncer con Selenio y Vitamina E, que demostró que el uso de antioxidantes causó resultados mixtos en la prevención del cáncer y un aumento de la diabetes mellitus. La teoría es que se requiere un poco de estrés de radicales libres y peróxido de hidrógeno para la señalización de la insulina. Mientras que demasiados radicales libres disminuyen la longevidad de las células al acumular macromoléculas dañadas en una célula, si las concentraciones de especies reactivas de oxígeno y de especies reactivas de nitrógeno no cruzan un determinado umbral mínimo, esto puede hacer que el organismo deje de ser capaz de realizar funciones vitales.

No podemos pensar en la desintoxicación del hígado como un simple aumento de los antioxidantes y anticipar que corregirán algún desequilibrio con los oxidantes para preservar la función de desintoxicación del hígado. La desintoxicación es más complicada que eso, y aquí es donde la acupuntura puede tener un papel vital. Se ha demostrado que la acupuntura disminuye las especies reactivas de oxígeno7,8 y puede funcionar de una manera más compleja que la simple adición de antioxidantes a la dieta. Mientras que la vitamina C apaga los radicales libres de una manera no selectiva, la acupuntura podría ejercer su función disminuyendo las especies reactivas lo suficiente como para prevenir el exceso de condiciones patológicas, al tiempo que mantiene los niveles de especies reactivas lo suficientemente altos como para que se preserven las vías de señalización. Por supuesto, la investigación debe realizarse antes de que se conozcan los mecanismos, pero este es un enfoque interesante que merece ser investigado.

 

Uso de puntos de acupuntura para el hígado en el meridiano hepático

 

Un argumento para el uso de puntos en el meridiano hepático para tratar el hígado se encuentra en un estudio felino9 de inervación aferente de LR3, LR14, y el hígado anatómico mediante la inyección de un trazador en los puntos de acupuntura. Se encontró que T12, L1-5 y S1-3 representan la distribución del segmento espinal LR3. T5-8 fue la distribución LR14. La distribución hepática fue T3-12 y L1. Todas las áreas estudiadas se superponían en la columna vertebral, lo que sugería que el meridiano hepático estaba conectado al órgano hepático y que puntos del meridiano hepático podían acceder al hígado. En particular, LR3 es uno de los puntos más poderosos del cuerpo, y cubría la mayor parte de la inervación.

Algunos médicos diagnostican las dolencias de forma diferencial a través de la prueba de dolor por presión de pellizco, en la que el paciente evalúa la gravedad del dolor tras el pellizco del médico en diferentes puntos de acupuntura. La prueba administrada en LR8, LI4, LI11 y SI11 resultó ser útil para diferenciar la hepatitis crónica de las afecciones que la imitan, como el embarazo y los efectos adversos del uso de corticosteroides.10 Se encontró que la hepatitis crónica se asociaba con una mayor gravedad del dolor después de la prueba de dolor por presión de pellizco en el LR8 y SI11 de la derecha y en los loci de LI4 y LI11 de la izquierda. Las pacientes con embarazo o eventos adversos con corticosteroides mostraron el patrón opuesto. LR8 es el punto de agua del meridiano del hígado, y el agua tonifica la madera; así que quizás cuando el hígado está en exceso debido a la hepatitis, esta área podría estar adolorida. El SI11 es conocido principalmente por su efecto sobre el hombro y otros dolores de las extremidades superiores. El LI11 es un punto de tonificación del intestino grueso y del mar que trata el dolor de cuello, hombro y codo. SI11 y LI11 cubren parte del área que corresponde al patrón de referencia de dolor en el hígado y la vesícula biliar. LI4 es bien conocido por aliviar los dolores de cabeza por el estancamiento del hígado qi o por la elevación del yang hepático. Parece que existe un margen para relacionar algunos de estos puntos con la hepatitis, pero al igual que con gran parte de la MTC, aunque la selección de puntos puede no ajustarse a la teoría de la MTC, puede seguir siendo clínicamente válida.

Modulación del estrés oxidativo con acupuntura

 

Yu et al encontraron que GB34, LR3, ST36 y SP10 regulaban el “estrés oxidativo en el sistema nigrostriatal en la rata lesionada por 6-hidroxidopamina (6-OHDA)”. 8(p58) Se midieron los niveles de superóxido dismutasa, glutatión peroxidasa, catalasa (es decir, glutatión reducido) y malondialdehído para determinar los niveles de estrés oxidativo. En ratas con la enfermedad de Parkinson simulada, Wang et al11 encontraron que la electroacupuntura (EA) de 100 Hz de estimulación de ST36 y SP6 era un antioxidante que protegía el sistema nigroestriatal de condiciones patológicas. Se encontró que la electroacupuntura a 100 Hz, pero no a 0 Hz, “reduce el contenido de H2o2 y eleva el nivel de glutatión y la actividad total de SOD[superóxido dismutasa]”.11 También se encontró que era antiinflamatoria la proporción de Bcl-2 a Bax, que es antiinflamatoria. El estudio aborda la cuestión de la EA frente a la no estimulación, aunque no considera la estimulación manual. Resultados similares fueron observados por Kim et al12 usando EA de GB34 y GB39 en un modelo de rata de la enfermedad de Parkinson. No se sabe si estos hallazgos son aplicables a la desintoxicación hepática, pero en lo que respecta a la enfermedad de Parkinson, serían un buen punto de partida para los protocolos de viento del hígado.

Los modelos de la enfermedad de Alzheimer en ratas fueron utilizados por Zhang et al13 para mostrar que la EA de GV20, CV14, KI3, BL23 y ST36 aumentaba la actividad de la superóxido dismutasa en el hipocampo. Un estudio14 de lesión por isquemia-reperfusión miocárdica en ratas encontró que el óxido nítrico y la óxido nítrico sintasa aumentaron y que el Ca2+ intracelular fue disminuido por EA de PC6. La electroacupuntura del punto de simulación, LU7 y LI4, no tuvo el mismo resultado. En esta situación, estos dos radicales libres son deseados porque mitigan la lesión por isquemia-reperfusión miocárdica. Los resultados del estudio sugieren que los puntos de acupuntura son específicos y están dirigidos a los órganos en su meridiano, ya que PC6 se ocupa del pericardio y el corazón tanto en el sentido occidental como en el de la MTC, aunque esté alejado del corazón. Los resultados también subrayan que el enfriamiento de los radicales libres no siempre es el resultado deseado de un tratamiento. Se encontró que la reducción, pero no tonificante, de las agujas de LR3 disminuía la presión arterial y los niveles de péptido relacionado con los genes de calcitonina y monóxido de nitrógeno en el plasma sanguíneo y el hipotálamo de ratas estresadas por la hipertensión.15 La técnica de reducción giraba la aguja en sentido horario, y la técnica de tonificación giraba la aguja en sentido contrario a las agujas del reloj. Los resultados de este estudio sugieren que la reducción de LR3 puede resolver el aumento del yang hepático y tener capacidades antioxidantes. Debido a que el plasma sanguíneo fue medido y el punto estaba en el meridiano del hígado, este estudio puede ser aplicable a los protocolos de desintoxicación hepática.

 

Acupuntura en el tratamiento de enfermedades hepáticas

 

Después del daño hepático crónico inducido por CCl4 en ratas, se encontró que GB34 reduce el índice hepático y los niveles de alanina aminotransferasa sérica, aspartato aminotransferasa, fosfatasa alcalina y colesterol total, al mismo tiempo que restaura los glóbulos blancos totales y los linfocitos.16 La acupuntura manual de refuerzo se utilizó para la estimulación puntual. GB34 está en el meridiano de la vesícula biliar, que es el órgano yang de los aspectos yin del hígado. GB34 se ha utilizado tradicionalmente para eliminar el calor húmedo de la vesícula biliar y los meridianos del hígado, y la hepatitis crónica o EHNA podría encajar en este cuadro. Otro estudio17 encontró que el daño hepático agudo inducido por CCl4 se redujo si se trataba con acupuntura de ST36 y LI4 después de que el daño hepático fue inducido en ratas. Las agujas antes del daño hepático no lo previnieron. En un estudio reciente de Liu et al,18 los hígados de ratas lesionados por el lipopolisacárido de Escherichia coli habían disminuido la lesión hepática si las ratas se sometieron a EA en PC6. Los autores predijeron que el ahorro de hepatocitos se produciría debido a la disminución de la hipotensión, la reducción de la taquicardia o el aumento de la producción de óxido nítrico en plasma. Ninguno de estos efectos se observó, por lo que se desconoce el mecanismo por el que funcionaba PC6.

La inflamación del hígado conduce finalmente a la cirrosis si se permite que avance hasta su etapa final. La cirrosis reduce algunas, pero no todas, las enzimas de fase I y tiene un efecto variado en la desintoxicación de fase II.5 Por lo tanto, la acupuntura que reduce la inflamación del hígado puede ayudar a preservar la capacidad de desintoxicación del hígado. La electroacupuntura de ST36 podría ser recomendada para este propósito porque quita la inflamación al inhibir la secreción de β-hexosaminidasa e interleucina 6 (IL-6) y al reducir el factor nuclear-κB actividad de unión al ADN.19 Se encontró que la electroacupuntura de ST40 disminuye la expresión de los genes asociados con la inflamación hepática y la hipercolesterolemia.20

La electroacupuntura de ST36 y DU26 moduló el efecto del shock sobre el hígado en varios estudios. Esto muestra que estos puntos pueden dirigirse al hígado y prevenir algunos de los mismos procesos que pueden causar la enfermedad hepática sin shock. Un estudio preliminar21 demostró que la condición patológica hepática causada por el shock inducido por lipopolisacáridos puede ser atenuada por EA de ST36 y DU26. La sorbitol deshidrogenasa, la adenosina trifosfatasa de magnesio, la glucosa-6-fosfatasa y la 5′-nucleotidasa son enzimas utilizadas para medir el daño hepático. La actividad de todos se incrementó ligeramente en el grupo de EA, excepto para la 5′-nucleotidasa, que obviamente se incrementó. Otro estudio22 de hígado de rata después de un shock inducido por lipopolisacáridos mostró que el aumento de los niveles posteriores al shock del factor de necrosis tumoral hepática y de la actividad de la alanina aminotransferasa en plasma puede ser disminuido por EA en ST36. En un estudio 23 con estimulación manual de acupuntura, el pretratamiento o postratamiento ST36 no tuvo ningún efecto sobre la lesión hepática, la concentración de óxido nítrico hepático, o la expresión inducible de óxido nítrico sintasa hepática. Los tres estudios analizaron diferentes parámetros, por lo que se deduce que la ST36 puede atenuar el daño hepático en algunas vías, pero no en otras. En un tipo diferente de estudio de choque,24 conejos fueron sangrados hasta que entraron en choque hemorrágico. La acupuntura de DU26 restableció la actividad de la hepatocita lactato deshidrogenasa y succinato deshidrogenasa en muestras de biopsia hepática postmortem manchadas histoquímicamente. ST36 es un punto he-mar conocido por la tonificación del qi, pero no tiene conexión directa con el hígado. DU26 es el punto de encuentro de los meridianos Du y Ren, que simboliza la unión del yang y el yin o cielo y tierra. Es más conocido por el tratamiento de las convulsiones y el restablecimiento del conocimiento, pero no por ninguna conexión con el hígado.21

La electroacupuntura en ST40 redujo los niveles de colesterol de la misma manera que la simvastatina. Las investigaciones realizadas por Li y Zhang demostraron que “no sólo regulaba la expresión de los genes directamente implicados en el metabolismo del colesterol en el hígado, sino que también afectaba significativamente a la expresión de los genes implicados en la transducción de señales, la regulación de la transcripción, el ciclo celular, la adhesión celular, la inmunidad y el estrés”.25(p617) Otro estudio20 descubrió que la EA del ST40 se centraba en la expresión de los genes asociados con el metabolismo de los lípidos y la reacción inmunitaria en el hígado murino. Aunque el ST40 no está en el meridiano del hígado, resuelve la flema y por lo tanto puede combinarse con GB34 para tratar el calor húmedo en el hígado y la vesícula biliar o utilizarse solo para tratar los síntomas del estancamiento del hígado qi (como la sensación de un nudo en la garganta). Es el punto de conexión luo-del canal estomacal, pero esto significa que conecta el meridiano del estómago con el meridiano del bazo y no es una conexión directa con el canal del hígado.

La EHNA interfiere con la fase I y la fase II de la desintoxicación hepática, por lo que los protocolos de acupuntura que abordan esta cuestión son necesarios para su práctica en un país donde la obesidad predispone a la población a sufrir cambios en el hígado graso.4 En ese estudio, la enfermedad del hígado graso se trató eficazmente con EA de CV12, ST25, LR14, GB26 y GB34. En otro estudio,26 treinta pacientes con obesidad e hígados grasos recibieron EA durante 3 meses. La grasa hepática, el peso corporal, el índice de masa corporal, el porcentaje de grasa, el contenido de grasa visceral en la región abdominal, la grasa subcutánea y la relación cintura-cadera se redujeron significativamente. En un estudio más grande pero no controlado27 de 98 participantes, la EHNA fue tratada con acupuntura de BL23, KI3, CV4 y SP6 versus fosfatidilcolina. Los que recibieron fosfatidilcolina formaron parte del grupo de “medicamentos” (aunque la fosfatidilcolina no es un tratamiento probado para la EHNA28). Los resultados mostraron que los niveles de aspartato aminotransferasa, alanina aminotransferasa y galactosilhidroxilsil glucosiltransferasa disminuyeron en ambos grupos de estudio27. Los niveles de triglicéridos y colesterol total se redujeron significativamente en el grupo de acupuntura. En un estudio de seguimiento,27 la lesión hepática mejoró en ambos grupos, según lo medido por tomografía computarizada, pero hubo más mejoría en el grupo de acupuntura. En otro estudio,29 se encontró que el EA de ST36 y ST40 reduce los triglicéridos séricos y los niveles de colesterol total en ratas con enfermedad hepática grasa no alcohólica.

En un estudio bien diseñado,30 se realizó acupuntura así como una combinación de acupuntura y hierbas para reducir los síntomas clínicos de la cirrosis hepática. A ambos les fue mejor que el tratamiento con glucuronolactona (un fármaco que se usa con frecuencia con fines de desintoxicación) o glucuronolactona -lamivudina (un inhibidor análogo nucleósido de la transcriptasa inversa). Los puntos de acupuntura utilizados fueron BL18 (punto de respaldo del hígado cerca del ganglio espinal T9 que corresponde a parte de la inervación del hígado), LI14 (punto frontal del hígado), KI3 y SP6. La tasa de conversión negativa del virus de la hepatitis B fue la misma entre todos los grupos.

En un estudio de dos semanas31 de 60 pacientes hospitalizados con virus de la hepatitis B leves o moderados, la mitad que recibió EA diaria de 30 minutos adaptada a su patrón específico de MTC tuvo una mejoría mayor que la mitad que recibió tratamiento alopático contra el virus de la hepatitis B. Los autores encontraron que “la duración del tratamiento para la recuperación de las funciones hepáticas fue significativamente más corta, y el nivel de IL-8 significativamente más bajo” en los pacientes que recibieron EA.31(p108) Este es un excelente estudio para reforzar el uso de la acupuntura para tratar a los pacientes con el virus de la hepatitis B, ya que no sólo involucra a los seres humanos, sino que también se realiza en un ambiente controlado y el control del tratamiento es la medicina alopática. Desafortunadamente, no contribuye mucho a la formulación de una combinación de puntos para facilitar la desintoxicación hepática porque cada paciente recibió atención individualizada.

Esto nos lleva a una de las piedras angulares del cuidado naturopático: tratar a la persona, no a la enfermedad. Dicho esto, esta revisión ha proporcionado alguna información sobre la formulación de puntos para la suplementación con acupuntura de la desintoxicación hepática, de manera que los médicos puedan elegir una combinación. Los siguientes puntos parecen ser útiles para tratar el hígado y aliviar la inflamación: LR3, LR8, LR14, GB26, GB34, ST25, ST36, ST40, LI4, PC6, BL18, CV12, y el punto auricular Gan. Utilícelos con puntos adaptados a las necesidades individuales del paciente para aumentar otras modalidades naturopáticas de desintoxicación hepática.

 

Referencias acupuntura para el hígado:

  • Xu C, Li CY, Kong AN. Induction of phase I, II and III drug metabolism/transport by xenobiotics. Arch Pharm Res. 2005;28(3):249-268.
  • Ding H, Shi GG, Yu X, Yu JP, Huang JA. Modulation of GdCl3 and Angelica Sinensis polysaccharides on differentially expressed genes in liver of hepatic immunological injury mice by cDNA microarray. World J Gastroenterol. 2003;9(5):1072-1076.
  • Chen TS, Chen PS. The liver in traditional Chinese medicine. J Gastroenterol Hepatol. 1998;13(4):437-442.
  • Buechler C, Weiss TS. Does hepatic steatosis affect drug metabolizing enzymes in the liver? Curr Drug Metab. 2011;12(1):24-34.
  • Elbekai RH, Korashy HM, El-Kadi AO. The effect of liver cirrhosis on the regulation and expression of drug metabolizing enzymes. Curr Drug Metab. 2004;5(2):157-167.
  • Marí M, Colell A, Morales A, von Montfort C, Garcia-Ruiz C, Fernández-Checa JC. Redox control of liver function in health and disease. Antioxid Redox Signal. 2010;12(11):1295-1331.
  • Suh SJ, Kim KS, Kim MJ, et al. Effects of bee venom on protease activities and free radical damages in synovial fluid from type II collagen–induced rheumatoid arthritis rats. Toxicol In Vitro. 2006;20(8):1465-1471.
  • Yu YP, Ju WP, Li ZG, Wang DZ, Wang YC, Xie AM. Acupuncture inhibits oxidative stress and rotational behavior in 6-hydroxydopamine lesioned rat. Brain Res. 2010;1336:58-65.
  • Tao Z, Li R. The segmental distribution of afferent neurons of liver, and “qi men” point, “tai chong” point in the spinal ganglion [in Chinese]. Zhen Ci Yan Jiu. 1993;18(3):228-231.
  • Arichi S, Arichi H, Toda S, Ihara N. Clinical observations on several meridian loci in chronic hepatitis and liver cirrhosis in comparison with those in female neurovegetative disorder, pregnancy, and the steroid side-effects syndrome. Am J Chin Med. 1979;7(2):157-170.
  • Wang H, Pan Y, Xue B, et al. The antioxidative effect of electro-acupuncture in a mouse model of Parkinson’s disease. PLoS One. 2011;6(5):e19790. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3100295/?tool=pubmed. Accessed October 20, 2011.
  • Kim ST, Moon W, Chae Y, Kim YJ, Lee H, Park HJ. The effect of electroacupuncture for 1-methyl-4-phenyl-1,2,3,6-tetrahydropyridine–induced proteomic changes in the mouse striatum. J Physiol Sci. 2010;60(1):27-34.
  • Zhang P, Guan SS, Jiang GH. Effects of electroacupuncture on expression of Aβ positive cells of the hippocampus and SOD activity in rats with streptozocin–Alzheimer’s disease [in Chinese]. Zhongguo Zhen Jiu. 2010;30(12):1007-1010.
  • Wang C, Tian YF, Zhou D, et al. Influence of electroacupuncture on myocardial NO and NOS and intracellular Ca2+ contents in myocardial ischemia-reperfusion injury rats [in Chinese]. Zhen Ci Yan Jiu. 2010;35(2):113-117.
  • Wang L, Jing MX, Zhi JM, Lu J, Wang CY, Liu QG. Effects of reinforcing and reducing methods by twirling and rotating the needle on contents of CGRP and NO in rats with stress-induced hypertension [in Chinese]. Zhongguo Zhen Jiu. 2011;31(4):337-341.
Shares
Share This